1/24/2006

Vivir en un adosado


VIVIR EN UN ADOSADO

Casualidades de la vida, como el apellido del que firma este articulo que salio ayer en El Mundo. El asunto es serio pero aqui tienes sus matices, al menos en lo referido a los espacios publicos y a la "interaccion social", tambien la contaminacion o el sedentarismo. Pero ofrece un buen punto de reflexion.

salud
Alvaro

Mayor riesgo de obesidad y estrés
El adosado perjudica seriamente la salud

Por Carlos Fresneda El Mundo 11/01/05, 10.22 horas

Advertencia a todos aquellos que están pensando cambiar el piso por el adosado: la vida en la periferia no es el paraíso que nos prometen. Marcharse a los suburbios equivale a aumentar el riesgo de obesidad, artritis, alta presión arterial, asma y migrañas. Es más, vivir en una ciudad compacta puede aumentar hasta cuatro años la esperanza de vida, según un reciente estudio de la Rand Corporation de California entre 8.686 norteamericanos repartidos por 38 áreas metropolitanas.
La calidad del aire en la periferia, cercada por las autopistas, es prácticamente la misma que en los centros urbanos. La dependencia del coche trae consigo todos los males del sedentarismo, y eso por no hablar el riesgo de sufrir accidentes o ser atropellado.La calidad del agua también se resiente, y la falta de espacios públicos y de interacción social acaban pasando factura en forma de estrés y depresión.
*La vida en la periferia puede afectar seriamente tu salud+, sostiene uno de los autores del estudio, el economista Roland Sturm. *La contaminación y la falta de actividad física son a simple vista los dos factores que más pesan, pero puede haber muchos otros que necesitan ser estudiados a fondo+.
Los hallazgos de Sturm, que ha comparado las estadísticas sanitarias con la densidad urbana, han sido publicados por la revista Public Health y se suman a otros dos estudios recientes ‑de las universidades de Maryland y Rutgers‑ que avanzan hacia la misma conclusión.
Sturm ha analizado 16 dolencias básicas y ha llegado a la conclusión de que los problemas de salud se agravan cuanto mayor es la distancia entre los lugares residenciales, comerciales y de trabajo. Los habitantes de las ciudades compactas como Nueva York llevan vidas más sanas que los vecinos de ciudades dispersas como Atlanta, donde el vecino medio recorre 50 kilómetros diarios en automóvil.

Dependencia del coche

En Atlanta, precisamente, el Centro para Control y Prevención de las Enfermedades ha tomado cartas en el asunto. El doctor Richard Jackson sostiene que hay una relación muy directa entre la dispersión urbana, el uso abusivo del automóvil y la falta de actividad física, con sus efectos nocivos para la salud.
En Europa, el 33% de los desplazamientos urbanos son a pie o en bicicleta, frente al 9% escaso de Estados Unidos, donde el uso del transporte público es mínimo y tres de cada cuatro habitantes reconocen su dependencia absoluta del coche. El sueño americano pasa sobre todo factura a los ancianos y a los ciudadanos de clase media baja, que no cuentan con el apoyo asistencial que suelen tener en las ciudades.
Expertos como Peter Gordon, profesor de planeamiento urbano de la Universidad del Sur de California, disiente de las conclusiones de los recientes estudios. *Estamos ante resultados espurios+, sostiene. *Todo lo que tenemos son estadísticas sobre la densidad urbana que no tienen en cuenta muchos otros factores . Los americanos llevan más de medio siglo viviendo en los suburbios, y lo cierto es que la esperanza media de vida sigue en aumento+.
Para Don Chen, director ejecutivo de Smart Growth America, adalid del nuevo urbanismo y del crecimiento inteligente, se trata, sin embargo, de un gigantesco paso adelante, comparable al del tabaco. *Estamos hablando de una cuestión de salud pública+, afirma. *Va siendo hora de que las autoridades tomen cartas en el asunto y que alerten sobre los efectos de este estilo de vida+.
De acuerdo con otro estudio realizado entre 200.000 americanos por Reid Ewing, de la Universidad de Maryland, los habitantes de la periferia pesan como media 2,5 kilos más que los vecinos de las ciudades y son más propensos a desarrollar la obesidad y todas las enfermedades asociadas con el sobrepeso
John Pucher, de la Universidad Rutgers, rubrica otro estudio sobre el impacto de la cultura del automóvil y ha llegado a la conclusión de que un peatón o un ciclista tiene de dos a seis veces más posibilidades de ser atropellado en una ciudad americana que en una ciudad alemana y holandesa. *Los lugares donde vivimos, trabajamos, compramos o jugamos afectan a nuestra salud mucho más de lo que creemos+, asegura Howard Frumkin, catedrático de Salud Ambiental de la Universidad Emory y autor del libro Dispersión urbana y salud pública.
*La comunidad ideal es una ciudad de alta densidad pero de escala humana, como el barrio de Georgetown en Washington o el Village de Nueva York+, afirma. *La dispersión urbana no sólo incide directamente en nuestra salud sino que se está comiendo los espacios verdes y los pulmones que antes limpiaban nuestras ciudades+.El sprawl o la dispersión urbana está considerado como uno de los tres grandes problemas medioambientales en las ciudades norteamericanas, cuyo modelo de mancha de aceite se está extendiendo peligrosamente por Europa y Asia.
Los estudios realizados hasta la fecha no han notado de momento una proporción superior de enfermedades mentales en los suburbios.Pero Frumkin está convencido de que el aislamiento y la segregación de la periferia influye notablemente en los niveles de depresión y estrés de la población.

1 comentario:

Al dijo...

Este articulo se publicó en el periodico El Mundo en enero de 2005