4/01/2008

El risorio de Santorini

Había creido que el risorio de Santorini era una licencia literaria* muy bien traida por Alejandro Gándara en este artículo sobre Francisco Umbral, en el que glosa su trayectoria de columnista y poeta, en la que destaca El Quebrantahuesos de los tiempos gloriosos de su paso por el diario El Pais.
(*despues he leido que el tal Gian Domenico Santorini, médico veneciano del 1700, tiene firmados varios apartados anatómicos, entre ellos la vena dorsal del pene, mira tu por donde...).

(...) "Una noche de mediados de los 70, en pleno invierno madrileño, mientras yo bajaba por Martínez Campos tras una triste clase de Ciencias de la Administración en Políticas, me lo topé cuando llevaba del hombro a dos mujeres largas y deslumbrantes que reían como si les hubieran aflojado el risorio de Santorini, mientras él les decía cosas al oído, bufanda al viento, vestido de etiqueta. Creo que fue entonces cuando decidí hacerme escritor. Luego le veías en la tele, asustando a Alfonso Ussía y a los mentecatos habituales, y era tu héroe. Umbral era un completo para la vida, la escritura y el activismo en público. Es difícil imaginar hoy en día lo que supuso en aquellos años esa figura. Y puede que él tampoco superase su propio mito cuando llegaron las nuevas hordas de escritores y cuando la existencia se volvió sencillamente normal y predecible..."

1 comentario:

factoria7gritos dijo...

Te invito a apoyar con tu firma online la campaña de apoyo a las bibliotecas y bibliotecarios/as de Oviedo.

Saludos :-)