11/27/2007

Nacionalistas

Aqui, por Asturias, estamos en pleno debate de la oficialidad del asturiano, aunque nos aseguran desde la Academia de Llingua que será oficial pero no obligatorio, lo que contradice todo lo que está pasando con las Comunidades que han oficializado otro idioma con el castellano. ¿Que esto no tiene relación con el nacionalismo? eso hay que preguntarselo a los que apoyan la oficialidad.


Paella extremeña
Juan José Millás

En España tenemos nacionalistas españoles, nacionalistas vascos, nacionalistas catalanes, nacionalistas gallegos, nacionalistas canarios, nacionalistas asturianos y hasta nacionalistas andaluces. Ruego disculpen si me he dejado fuera algún nacionalismo, no pretendo herir los sentimientos patrióticos de nadie. El caso es que colocas a todos estos nacionalistas en fila, como en una rueda de reconocimiento policial, y resulta imposible distinguir a unos de otros, a menos que posen ataviados con el traje regional correspondiente.
Ahora bien, como aquí somos diferentes, disponemos de una variedad autóctona absolutamente original, pues no se da en ninguna otra latitud del universo mundo. Me refiero al nacionalista vasco (o catalán, es un ejemplo) que por misterios de la evolución deviene en nacionalista español. El cambio de identidad nacional no implica modificaciones en el carácter. Se pueden defender con idéntica acritud dos banderas distintas como se puede pasar del catolicismo al Islam sin perder un ápice de fanatismo. De hecho, no hay nada más parecido a un nacionalista vasco que un nacionalista español.
A toda esta riqueza identitaria (palabra que produce dentera) hay que añadir el caso del madrileño, que se caracteriza por no ser madrileño.
-De algún sitio será.
-De Madrid, es lo que veníamos diciendo.
-Entonces será madrileño.
-Pero sólo a efectos administrativos, o sea, sin pasión por el chotis o el cocido.
Madrid es a las nacionalidades lo que el budismo a las religiones, puesto que ni éste es una religión ni aquélla una patria. Madrid es un lugar de paso, y no exactamente hacia el cielo, sino hacia la jubilación o hacia la segunda residencia. Si has nacido en Madrid y tus padres no tienen una casa en el pueblo, serás un apátrida toda la vida. Con los apátridas también hay que llevar cuidado, pues pueden ser tan violentos como cualquier patriota. En realidad hay que llevar cuidado con todo el mundo y con todas las instituciones, incluidas las ONGs, ya que algunas, con la mejor voluntad del mundo, se dedican a raptar niños.
-No llores, que te estoy secuestrando por tu bien.
-Es que yo no quiero mi bien.
-¿Cómo no vas a querer tu bien? ¿No comprendes que eso es contradictorio?
No es tan contradictorio. Personalmente, si me dan a elegir entre mi bien (o mis bienes) y el de Emilio Botín, me quedo con los bienes de Emilio Botín, que por lo visto tiene un avión privado con el que no ha de hacer cola en los aeropuertos. Emilio Botín es de Santander, pero no parece probable que sea un patriota cántabro (en el caso de que haya patriotas de este tipo), porque no le hace ninguna falta. La patria alivia carencias que no padecen los banqueros. Los banqueros son, por su propia naturaleza, transnacionales. El transnacional es a la nación lo que el transexual al sexo. En ambos casos se requiere una dosis de valentía y de falta de prejuicios poco común. Si hay algo interesante en este perro mundo son las identidades fronterizas.
Me pregunto, en ese sentido, si las Cajas de Ahorro pertenecen a esta variedad ambigua o son claramente nacionalistas. ¿Es Caja Madrid, por ejemplo, una entidad bancaria patriótica? ¿Podría venderse sin problemas a Caixa Cataluña, o a Caja Andalucía? ¿Puede una Caja gallega fusionarse con una caja vasca sin crear un problema identitario entre las dos nacionalidades? ¿Podría Botín, que ha comprado tantos bancos, adquirir una de estas instituciones regionales? ¿Y por qué las Cajas se llaman Cajas en vez de llamarse Bancos, que sería lo suyo?
El otro día pedí en un restaurante una paella y me preguntaron si la quería valenciana o extremeña. No tengo impulsos nacionalistas, pero juro que durante unos segundos me sentí en la obligación de ofenderme.
-La paella extremeña no es paella -dije secamente.
El caso es que el camarero me demostró que sí, que era paella y extremeña. Además, estaba exquisita. ¿Debe un valenciano negarse a tomar una paella suiza o italiana? Quizá sí, a menos que sea un valenciano de trámite, un apátrida. Pero ya hemos dicho que los apátridas, en principio, son tan peligrosos como cualquier otra persona, y no por apátrida, sino por persona. El caso es que en este hermoso país no te aburres nunca.

4 comentarios:

Al dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Al dijo...

Respuesta a Astur (no es el sitio y no me extenderé):

Creo que te has equivocado porque has hecho un comentario, largo y un tanto cansino, que no se corresponde con el post que habia colocado titulado "Nacionalismo" y que comentaba a titulo de introducción un articulo
de Millás. Antes de nada, he de aclararte que la referencia que se hace en el blog a la Imparcialidad es irónica, yo creo que no solo los imparciales están comprados por las dos partes sino que además es imposible, y por tanto me acojo al principio de la escuela de periodismo que defiende no la imparcialidad sino la honestidad de acercarse a un tema con una opinión determinada y poder aceptar otras opiniones que pueden cambiar la nuestra.
Me atribuyes una serie de cosas que no he dicho, ¿donde he hablado de normalizacion? se lo que es y soy critico con la introducción de palabras inventadas. ¿donde "inmersión lingüistica? ¿donde "noble propósito" y "lenguas supuestamente minorizadas"?
Te has equivocado de foro, has echo un comentario y te ha traicionado el subconsciente.

El tema es interesante, requiere un debate o mil debates pero en serio y con menos apasionamiento, en un pais que no se debate nada en serio. tal vez empezariamos a prescincidr de algunas coletillas referidas al asturiano y sus hablantes como "dignidad y derechos humanos" ...etc y aprendamos a respetar la voluntad democrática de los ciudadanos, aunque no coincidan con nuestras opiniones.

factoria7gritos dijo...

Hola, te invito a participar en la campaña Ponle nombre a una calle de Oviedo. Saludos!

factoria7gritos dijo...

Gracias por participar con tu comentario :-)